Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Reproducir vídeo
  • Manos en modo conversación sentada o de pie
  • Puedes editar fácilmente tu volumen de voz en la parte de edición de tu vídeo

Es una pregunta frecuente que soléis hacer: “¿Qué hago con las manos al hablar en público? ¿Cómo debería mover los brazos y la manos delante de la cámara al grabarme en vídeo o retransmitir en directo?

Pues déjame compartirte una idea muy sencilla, confiando que te ayude a desestresarte y liberarte de la tensión que esto pueda producirte al hablar en público: simplemente, actúa con la misma naturalidad con la que moverías tus brazos y manos en una conversación tuya habitual de tu día a día. 

Seguro que en ese contexto ni siquiera piensas en qué estás haciendo con tus brazos y manos, así que reenmarca tu presentación en vídeo o tu directo en el marco de una conversación en la que realmente estés implicado con la otra persona y con el tema que tratas, para que tu comportamiento no verbal sencillamente fluya. 

Y esto lo puedes aplicar, tanto si te grabas sentado, como de pie. 

Vamos con el consejo tecnológico de hoy: no te preocupes si te has grabado en vídeo con un volumen bajo porque te hayas venido abajo a nivel de energía en tu presentación o porque configuraste bajo tu micro o tu programa de grabación y edición de vídeo. Solo necesitas subir la regleta del audio, a la hora de editar tu vídeo.

También te ha podido ocurrir lo contrario, es decir, que te hayas venido arriba y el volumen de voz con el que te hayas grabado fuera excesivamente alto. Si hablamos solo de voz (sin música), no te preocupes que también sería relativamente fácil arreglarlo: baja la regleta de la pista de audio al editar tu vídeo.

En caso de que te hayas grabado, no solo con exceso de volumen de voz, sino también con exceso de volumen de música, sería más difícil arreglarlo. A mí me pasó una vez y opté al final por repetir la grabación de ese mismo vídeo-tutorial de Flamencoson.com.

En caso de que te haya ocurrido en una retransmisión en directo, que la hayas hecho con el volumen de voz demasiado alto o bajo, ya no tendría arreglo, pero sí que lo tiene sobre la grabación que se queda hecha en vídeo de ese directo. 

Así que, manos a la obra: descarga el vídeo de tu directo y arréglale el audio antes de darle difusión publicándolo en tu vídeo-blog o en otras redes sociales.

Por cierto, te vendría bien escucharte siempre después con unos auriculares, para apreciar la calidad de tu audio, sobre todo, si has añadido música a tu presentación, para que no interfiera a tu locución. 

Si quieres, en otro episodio podemos abordar el tema de la música en tus vídeos pero, en el próximo capítulo te propongo descubrir algunos consejos sobre cómo te conviene interactuar con tus diapositivas a nivel de comunicación y cómo configurar técnicamente tu plano para grabarte de forma que salgas más delgada o delgado en tus vídeos, ¿qué te parece?

Gracias por estar ahí, por compartir este contenido si te ha parecido interesante y útil y por dejarme tus comentarios con dudas o sugerencias, que atenderé, como siempre, encantada.

Hasta la próxima oportunidad que tenga de saludarte en persona, un abrazo …vídeocomunicativamente!

 
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp